domingo, 11 de diciembre de 2016

Esperanza de Adviento...

El tiempo de Adviento siempre trae consigo la llamada constante a la conversión con ocasión a la llegada del Mesías y Redentor, Jesús.
Es oportuno que escuchemos el mensaje que constantemente nos anuncia el cambio radical en nuestros corazones, el profeta Isaías en el capítulo 35 nos lo cuenta diciéndonos que el “desierto florecerá” el desierto de nuestras vidas se pondrá en flor ¿cuál flor? ¿Serán las buenas obras para con el prójimo? y más adelante nos asegura “Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará”
Nuestros ojos y oídos para ver al que padece y escuchar al que llora. Poder caminar para ser los pies del mensajero que lleven el pan y contar a otros las maravillas del Señor.

Definitivamente en este Adviento tenemos la oportunidad de cambiar, de dejar de lado el pecado, de abrazar la vida y gracia que nos promete el Mesías y Redentor, Jesús.

Publicar un comentario