miércoles, 25 de mayo de 2016

12 puntos sobre la Misa y procesión de Corpus Christi.



Saludos, nos preparamos a vivir en algunas partes del mundo mañana Jueves o el próximo Domingo la solemnidad del Corpus Christi, he encontrado un esquema en una página de internet llamada LiturgiaPapal, me ha parecido interesante retomar con estas sugerencias mi blog. Saludos.
12 puntos sobre la Misa y procesión de Corpus Christi:
1.- La Liturgia de la Palabra tiene una secuencia propia, que puede ser recitada o cantada por todos, quienes permanecen sentados, antes del aleluya.
2.- En la Consagración, además de la hostia grande del celebrante, ha de ser consagrada una segunda hostia grande para exponer en la custodia.
3.- La Misa sigue como de costumbre hasta el fin de la Comunión. En ese momento se purifican los vasos sagrados y se retiran, pero se queda el corporal extendido. Luego, el celebrante (o el diácono) toma la segunda hostia, que no fue consumida, y la expone en la custodia, que pone sobre el corporal.
4.- Todos los que pasen delante del Santísimo expuesto tras la Comunión, deben hacer genuflexión.
5.- El celebrante reza la Oración Después de la Comunión y, concluida, se quita la casulla y la estola y se pone la capa pluvial y la estola que hace juego con la pluvial. Los concelebrantes pueden vestir pluvial, si hay suficientes; si no, se quedan con la casulla. El diácono se queda con la dalmática.
6.- El celebrante se dirige hacia el altar. Los ministros le ayudan levantando los extremos de la pluvial. Al llegar al altar hacen la genuflexión, y de pie, el celebrante pone incienso en dos turíbulos. Luego toma uno de éstos e inciensa el Santísimo. Mientras tanto, se canta el “Pange lingua”
7.- Tras unos momentos de silencio, inicia la procesión. Ésta puede dirigirse hacia otra iglesia, o bien dar una vuelta por la misma iglesia y su atrio.
8.- Hasta el frente va el acólito con la cruz, rodeado por dos acólitos con velas. Le siguen los acólitos y los concelebrantes. Después van los dos turiferarios, incensando. Después sigue el celebrante principal con la custodia en las manos. A su lado caminan acólitos que portan velas. El celebrante con la custodia puede colocarse debajo de un palio que portan fieles dignamente vestidos.
9.- Durante la procesión se pueden hacer cantos eucarísticos apropiados.
10.- La procesión puede detenerse en ciertos lugares en donde se han preparado altares adornados con flores y velas, para dar la bendición con el Santísimo. Al llegar a cada uno, el celebrante deja la custodia sobre el altar, y la inciensa de rodillas, mientras todos cantan el “Tantum Ergo”. Concluido, el celebrante de rodillas dice la antífona “Les diste pan del cielo” a lo que se contesta “Que contiene en sí todo deleite”. Luego, el sacerdote se pone de pie y reza la oración “Oh Dios, que en este admirable sacramento”, tras lo cual, toma nuevamente la custodia y da la bendición tranzado una cruz griega, mientras todos están en silencio.
11.- La última bendición se hace al llegar a la iglesia hacia la que se dirige la procesión, o al volver al altar. Ahí se sigue el mismo rito explicado en el número anterior y, tras la bendición se rezan las aclamaciones “Bendito sea Dios…”
12.- Al final de esta última bendición se reserva el Santísimo en el sagrario mientras se canta el salmo 116.

Publicar un comentario