sábado, 11 de abril de 2015

Felices Fiestas de Resurrección...



Son muchas las Pascuas que he vivido, muchas veces he cantado ¡Resucito! He llorado de la emoción y brincado de la alegría. He diseñado tarjetas muy elegantes con frases contundentes y colores atrayentes. Me he sentido transformado por la luz Gloriosa del Resucitado. Pero en está pascua 2015, algo sucedió, algo trascendental me pasó, que lleva por nombre “Mi Señor Jesús Resucitado”
Hablar de la Resurrección de Mi Señor Jesús, es hablar de la transformación ontológica que gesta en nosotros la alegría de esta realidad. Su luz hermosa disipa todo error y duda, restituye la esperanza y nos devuelve la alegría de vivir en la libertad de los hijos de Dios.
Hablar de resurrección, es hablar de Cristianos que se aman, que se ayudan mutuamente, que se respetan, que hacen bien su trabajo. Es decidir por la luz gozosa de la Verdad, es decidir por el Bien Mayor, es decidir amar a todos en Cristo.
Debemos mostrar las heridas gloriosas de mi Señor Jesús Resucitado que son muestras de caridad al prójimo. Sirviendo y amando. Perdonando y amando.
No dudes en entrar en la luz gozosa de la Resurrección, no es un cuento, no es una utopia, mucho menos una fábula, es la realidad que transforma y renueva nuestro mundo, nuestro corazón.
Felices Fiestas de Resurrección.
Publicar un comentario