miércoles, 24 de diciembre de 2014

Jesús es nuestra Navidad...


Y vuelve, como una dulce poesía, la solemnidad de la Navidad.
Durante estos días, ya desde hace siglos, se intercambian felicitaciones, y la paz, que los ángeles
anunciaron entonces, se ve reflorecer, tal vez por unos instantes, incluso en el rostro de hombres que no
la han conocido nunca.
También yo quiero desearos algo que os sea realmente grato y sobretodo deseado por Aquel que
guía nuestros pasos y conoce nuestro bien.
Este es mi deseo: que nuestra vida sea una continua Navidad, solemnizada en el secreto de los
corazones y en la íntima fraternidad, que tiene que extenderse en un sentido cada vez más vasto que
llegue a alcanzar, cuando Dios lo tenga establecido, los confines de la tierra: hasta que «todos sean uno».   Chiara Lubich
video

Publicar un comentario