domingo, 10 de noviembre de 2013

Ejercicios con metas...



En esta última semana he estado de ejercicios espirituales. La experiencia y vivencia ha sido inigualable, así como la tranquilidad y paz que se ha podido vivir y respirar es inconfundible. Sé muy bien que una semana de ejercicios espirituales no cambian a nadie de la noche a la mañana, aunque se han visto casos muy particulares, lo que sí puedo asegurar es que se pueden obtener objetivos claros y concisos en los que se debe mejorar y atacar para ser un mejor cristiano y no separarse de Cristo.
No perdamos el contacto con Cristo, él quiere lo mejor para nosotros, nos ama eternamente y su misericordia siempre nos socorre.
Saludos, Paz y Bien.

Publicar un comentario