miércoles, 12 de diciembre de 2012

Correr y apresurar el paso...



Es Adviento!!!
Corramos y alistemos los rincones de nuestro corazón, el Mesías llega. Viene con toda su humildad y mansedumbre a derrumbar las atalayas de soberbia y orgullo.
Apresuremos el paso, coloquemos las antorchas y arranquemos la maleza, su luz transformadora y redentora arrasará con lo oscuro de nuestra maldad.
No temamos en abrazar al eterno humanado, allí en la fragilidad de la carne mortal, está enteramente el Hijo de Dios, viene a Salvarnos. Limpiemos nuestras manos, preparemos nuestro pecho para sentir su calor y el leve palpitar de su corazón. Que junto al nuestro eleve una alabanza a Dios por tan inigualable intercambio.
Es Adviento, adelantemos a limpiar y arreglar la habitación de nuestro corazón.
Publicar un comentario en la entrada