domingo, 2 de septiembre de 2012

Reverencia respetada...


La palabra reverencia (del Latín reverentia) alude a respeto o veneración que alguien tiene a otra persona. Como gesto, es la inclinación del cuerpo en señal de respeto o veneración.
Según el Dr. J. Domínguez en su Diccionario Bíblico Cristiano, encontramos que esta inclinación del cuerpo es señal de respeto, veneración o adoración, se hace a:

En la Biblia:
- A Dios, adorándolo, (Hb 12, 28)
- Los Magos a Jesús, (Mt 2, 11)
- Al Santuario, (Lv 19,30)
- Balaán ante el ángel del Señor, (Nm 22,31)
- Al Rey David (2S 1,2, 1R 1,16), a José (Gn 43,28), Moisés a su suegro (Ex 18,7)

En la Iglesia Reverenciamos:
 - A Jesucristo en el Sagrario, adorándolo.
 - Al altar, signo de la presencia de Cristo y lugar del Santo Sacrificio.
 - A los Santos, honrándolos.
Para la Celebración y mejor vivencia de la Santa Eucaristía, la Ordenación General del Misal Romano (OGMR) da unas normas claras de las posturas corporales que hay que adoptar durante la Eucaristía. En su numeral 43 la OGMR indica cuales son estos tipos de Reverencia, Inclinación o Posturas durante la celebración de la Santa Misa. Veamos:

La Inclinación: Indica reverencia y honor a las personas o a lo que representan y puede ser de dos tipos: inclinación de cabeza e inclinación de cuerpo o profunda, que se hace desde la cintura.
La inclinación de cabeza:
Se le hace al nombre de Jesucristo, de la Virgen y del santo en cuyo honor se celebra la Misa.
Al sacerdote durante la Misa ya que él actúa in persona Christi Capitis.
Todas aquellas personas que suban al presbiterio para realizar alguna función como por ejemplo los lectores o los que van a hacer las peticiones de la Oración Universal, tanto al llegar como al marcharse.
La bendición presidencial que concluye la Misa se debe recibir con inclinación de cabeza.

La inclinación de cuerpo o reverencia profunda:
Se le hace al altar que simboliza a Cristo.
Se debe hacer reverencia profunda en el Credo al iniciarse las palabras “Creo en Jesucristo… hasta: nació de santa María Virgen”, si es la Solemnidad de Navidad o la fiesta de la Anunciación del Señor nos arrodillamos.

Contamos también con la Genuflexión: Esta hace siempre con la rodilla derecha llevándola hasta el suelo y significa adoración. Por ser signo de adoración está reservada al Santísimo Sacramento y a la Santa Cruz en la liturgia del Viernes Santo. En resumen, se debe hacer genuflexión cada vez que pasemos por delante del Santísimo Sacramento.

Alabado sea Jesucristo
Publicar un comentario