lunes, 16 de julio de 2012

Apagar el fuego...


Muchos hombres anhelan y quieren ver este mundo arder, destruirse y acabarse. Estos son fuertes y llenos de vida muerta, llenos de una oscuridad que sobre sale a la vista con olores de arrogancia. El odio es su fuerza y el rencor es su motor.
Pero son mucho más aquellos hombres que como bomberos, constructores y esperanzadores buscan reparar, sanar y apagar el fuego de muerte de quienes quieren acabar con nuestro mundo.
Publicar un comentario