miércoles, 6 de junio de 2012

Bajo tu auspicio quiero trabajar por la salvación de las almas...

Virgen santa, vengo hacia ti, tesoro de las misericordias y canal de gracias, con mis manos Suplicantes a pedirte con insistencia que me tomes bajo tu protección y para que intercedas por mí ante tu adorable Hijo, a fin de que me acuerde las gracias necesarias para ser digno ministro de sus altares. Bajo tu auspicio yo quiero trabajar por la salvación de las almas. No puedo nada, oh, Madre de misericordia, no puedo nada; yo lo siento; pero Tú puedes todo por medio de tus oraciones. Virgen Santa, en ti deposito toda mi confianza. Te ofrezco, te doy y te entrego mi persona, mis trabajos y todas las obras de mi vida.
 Bienaventurado San Marcelino Champagna.
Publicar un comentario