jueves, 17 de mayo de 2012

Humanizarnos...


Creo que la grandeza del ser humano es hoy más visible que nunca –y naturalmente también su posible caída-. Porque cuanto más grande es la criatura, más amenazada está. Y a medida que aumentan sus capacidades, sus fuerzas y su poder, mayores son las posibles amenazas inherentes a esa situación. Un mosquito puede hacer lo que está dentro de él, ni más ni menos. Pero la persona, con la humanidad, tiene en sus manos todas las capacidades que alberga el ser humano. Eso lo capacita, en definitiva, para desplegar modos de destrucción que ningún otro ser vivo lleva en su seno.
Joseph Ratzinger, Dios y el mundo. Una conversación con Peter Seewald. P.111

Pues si hermanos, somos muy capaces de hacer todo lo que se nos ocurra. Nuestra “humanidad” alberga senderos infinitos que quizá ya hemos surcado, pero que aún no llegamos a las fronteras de nuestras capacidades. Redescubramos nuestra bondad, ingenio y capacidad de crear para el bien.
Seamos humanos y aboguemos por lo que significa tal responsabilidad.
Publicar un comentario