lunes, 9 de abril de 2012

Simplemente no está, ha Resucitado.



No se lo robaron.
No desapareció.
No huyó.
Resucitó y con Él todos nosotros.
Publicar un comentario