sábado, 7 de abril de 2012

Contigo Madre...

En la esperanza del que está seguro de que su amado vuelve.
En la entrega de aquel que se hizo hombre por nosotros.
En la confianza de la madre afligida que se abandona a su creador.
En la espera de esta noche Gloriosa, en que Mi Salvador me tome de la mano para vivir eternamente con Él.
Publicar un comentario