sábado, 4 de febrero de 2012

Cultivar...

Siembra una semilla, riégala, cuídala y ocúpate lo mejor posible de ella. Seguramente tendrás a su debido tiempo el resultado de una planta hermosa, frondosa y causa de muchas alegrías. Pero si por algún motivo, dejas de cuidarla y atenderla, muy pronto veras como muere lentamente hasta desaparecer. 
Esto mismo pasa con la VOCACIÓN, si no cuidas de ella jamás cosecharás lo querido. 
También sucede con los amigos, si te dedicas a cuidar de ellos, tendrás  verdaderos amigos.
Publicar un comentario