jueves, 8 de diciembre de 2011

Puritas Immaculate...


Nos creaste a tu imágen y semejanza, nos diste el Edén, fuimos la corona de la creación, nos hiciste puros, inmaculados, perfectos y sin manchas. Hombre y mujer nos hiciste. Pero el envidioso metió sus dedos en tu hermosa creación, nos sedujo y mostró el camino a la concupiscencia, creímos ser libres y nos atamos a la muerte. Por un instante tu plan se había arruinado, se había manchado lo limpio, una marca de muerte y pecado se cernía sobre nosotros, ya de allí, todo linaje nacería marcado por el pecado, sucio por la mentira y atraído por el mal.

Pero tú no te dejas ganar en misericordia y amor, aunque nos creaste y sabias todo cuanto somos y tenemos, quisiste abajarte y estar entre nosotros. Pero, ¿Cómo lograrlo, si el pecado se agazapó en nuestros corazones? Ya sabias que hacer, tu amor es infinito, volviste con una nueva Eva, limpia y pura de pecado, la preservaste de toda mancha y concupiscencia, la preservaste para tu abajamiento, y así de María Inmaculada nació tu hijo amado, Cristo Jesús, nuestro Mesías y Salvador.
Gracias Señor por tu amor. Me abandono en sus oraciones.
Feliz cumpleaños Padre Rafael y Hermana Leonor. Ya hablaremos de ustedes.
Imágen de La Inmaculada, en el Santuario que lleva su nombre. Maracaibo-Venezuela

Publicar un comentario