jueves, 6 de octubre de 2011

María, caridad autentica...

El primer gesto de María, después de escuchar al Ángel, fue dirigirse a toda prisa a casa de su prima Isabel para ofrecerle su ayuda (cf. Lucas 1, 39). Esa iniciativa de la Virgen fue una iniciativa de caridad auténtica, humilde y valiente, dictada por la fe en la Palabra de Dios y el impulso interior del Espíritu Santo. El que ama se olvida de sí mismo para ponerse al servicio de su prójimo. De esa manera María se convierte en imagen y modelo de la Iglesia. Toda comunidad eclesiástica está llamada a acoger, como lo hizo la Madre de Cristo, con total disponibilidad, el misterio de Dios que viene habitar en ella para conducirla por los caminos del verdadero Amor.

   

Homilía de su Santidad Benedicto XVI, (25.3.2006)
en Méditations sur Marie, Ediciones Salvator, París, 2007.

Publicar un comentario