martes, 4 de octubre de 2011

El diácono Francisco de Asís...


Saludos a todos, hoy me callo para dejar hablar a un buen amigo, Carlos Balladares. Ha publicado en su blog “Notas Espirituales” un buen artículo referente al Santo que celebramos hoy, San francisco de Asís.
"Desde hace meses he estado leyendo varias biografías de San Francisco de Asís, y me he llenado de admiración por este santo que ha conmovido no solo a el catolicismo entero, sino a toda la humanidad. El protestantismo auténticamente cristiano ha reconocido la importancia del santo, pero también el Islam y el judaísmo y todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Pero ¿Cuál es su importancia? Es la sencilla pero fundamental idea de que “Dios es y basta”, es decir, que la verdadera alegría y libertad del ser humano está en el desprendimiento de todo, incluso de lo que consideramos más importante dentro de la creación (Ignacio Larrañaga, 1978, El Hermano de Asís, pp. 235-236). Sólo nos tenemos que quedar con Dios. Francisco dio ejemplo de este desprendimiento al vivir la pobreza extrema, y le dejó este ejemplo y legado a la Iglesia y al mundo. Acá les dejo unas hermosas palabras de lo difícil que es vivir este principio:
Nadie quiere ser pequeño; nadie quiere aparecer como débil, ni en los tronos, ni en la Iglesia. Todos somos enemigos instintivos de la Cruz y del Pesebre, comenzando por los hombres de la Iglesia. Podemos derramar lágrimas ante el Pesebre de Navidad y sentirnos orgullosos levantando la cruz hasta en los campos de batalla como lo hacen los cruzados, pero nos avergonzamos de la Cruz. A nadie llamaré farsante en este mundo, pero eso es una farsa, casi una blasfemia. ¡Perdóname, Dios mío!. (Ignacio Larrañaga, 1978, El Hermano de Asís, p. 212)"

Publicar un comentario