sábado, 10 de septiembre de 2011

Salve, aurora jubilosa...


En mi país hoy celebramos las I Vísperas en horno a Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela. En el seminario hemos cantado la salmodia y ha sido una especie de epifanía Mariana, al escuchar cada antífona me ha hecho revivir ese amor que siento por la Madre del Dios humanado. Al escuchar “Engendraste al que te creó y permanecerás virgen para siempre” mi corazón ha rebosado de alegría y júbilo, ya que es ella la celeste escalera que Dios ha bajado para poner su morada entre nosotros. Santa Madre del Creador, enséñanos a AMAR a tu hijo Jesucristo, nuestro salvador.

Madre del Verbo encarnado, enséñame a ser FIEL al llamado que he recibido de tu hijo amado Jesucristo.
Ya saben una oración por mí. Mañana iniciamos el retiro de inicio de año, cuento con ustedes, nos leemos el viernes.

Publicar un comentario