miércoles, 7 de septiembre de 2011

María, la escogida...

Hoy celebramos las primeras vísperas del nacimiento de la Madre de Cristo, María Santísima. La liturgia bizantina que muy rica en gestos y simbolismos nos presenta una hermosa oración que se reza en las Vísperas de la natividad de la Virgen el 8 de Septiembre.

¡Vengan todos, todos los fieles hacia la Virgen! Ha nacido la escogida, desde antes de su concepción para ser la madre de nuestro Dios, joya de la virginidad, el cetro de Aarón florecido en la raíz de Jesé, del oráculo de los profetas, el tronco de los justos Joaquín y Ana.

Al nacer ella el mundo es restaurado, al nacer ella la Iglesia se llena de su esplendor. Ella es el templo santo, el habitáculo de la divinidad, el instrumento virginal, la verdadera alcoba nupcial donde se realiza el prodigio de la unión inefable de las naturalezas que se juntan en Cristo, el misterio perfecto. ¡Adorémosle glorificando el nacimiento de la Virgen pura!

Desde el domingo pasado, he iniciado una nueva etapa en mi formación con miras al sacerdocio ministerial. Me abandono a sus oraciones.

Homilía del Cardenal J. Ratzinger publicada en el libro publicado por "Sígueme" "El Rostro de Dios"

Publicar un comentario