miércoles, 24 de agosto de 2011

Oportunidades oportunas...

En nuestra vida, Dios nos vive regalando oportunidades, muchos las aprovechamos y sacamos partido de ellas, otros las dejamos perder como agua por el lavabo. Lo importante es que esas oportunidades llegan cada día como amanecer que disipa la oscuridad de la noche y que nos alientan y animan a seguir luchando y buscando la felicidad que nos viene solo de Dios.

No desistamos en arrancarle al día la sonrisa que trae de la mano del Creador y que solo falta de nuestro empeño para poder sentir su alegre sabor. No perdamos el tiempo en sonidos atrofiantes de maldad y engaño que nada tienen que ver con el amor de Dios. Empeñémonos en buscar esa medida apretada y rebosante que solo Cristo nuestro Señor nos puede dar.

Saludos cordiales, me abandono a sus oraciones y colaboración…

San Bartolomé apóstol, ruega por nosotros

Publicar un comentario