lunes, 13 de junio de 2011

Hablarte a Tí...

No sé si te sucede, que sientes la necesidad de hablar y compartir tus experiencias, de cantar tus victorias y llorar tus penas. Buscas un oído donde depositar todo esto, buscas unas palabras que te aprueben y manos que te apoyen. Somos seres integrales, somos seres sociales, por ello buscamos esto, ¿parece lógico, no?

Buscamos el apoyo del hombre, de la mujer. Es bueno esto, es necesario y muy sano. Un amigo siempre es grato al alma, a la vida y a nuestras palabras. Yo te sugiero que le cuentes esto a Cristo, nuestro buen amigo, a Él que es el oído eterno, la palabra que ha salido de la boca de Dios, la mano que nos alimenta, el amigo fiel que nunca nos falla.

Hablarte a ti Señor, contarte a Ti nuestras cosas, dificultades y alegrías. Hablarte a Ti como mi buen amigo, que me escucha, apoya y aconseja.

Publicar un comentario