viernes, 29 de abril de 2011

El milagro de la Resurrección...


Ante el milagro de la Resurrección, la finitud de la mente humana no es incapaz de comprender tal acontecimiento. Y es que el Amor es tan fuerte y débil a la vez, es tan sublime y capaz de caer tan bajo, solo por su esencia, por Amor. Sólo Uno podía cargar con el peso del pecado de todos, sólo Uno el Santo, Puro e inmaculado hijo del Altísimo.

Por lo común vemos en películas en donde muchos van a salvar a uno solo (Rescatando al soldado Rayan) pero lo van a rescatar a precio de mucha muerte, destrucción y sufrimiento. Pues Cristo siendo Uno, vino por TODOS, nos rescato

a todos, aun a los que están por nacer o los que ya habían muerto. Cristo vino solo y a pie, con sus pies manchados de Sangre, con sus manos taladradas por los clavos, y su frente adornada de espinos punzantes.

****Anécdota****

El domingo de ramos, mientras esperaba para iniciar la procesión devuelta al Templo luego de haber bendecido el Obispo los Ramos, presencie una conversación muy particular entre una señora ya de edad y una joven.

La señora de edad tenía en una mano unos ramos de palma y en la otra unos ramos de olivo. La joven le pregunta a la señora: -¿pero bueno señora que hace usted con esas ramas de olivo en sus manos?-

La señora de edad suavizando la rama de olivos le responde irónicamente, -hija por el mismo motivo que tu tienes la palma bendita en tus manos-. La joven insiste, ah señora dígame… se que la palma se bendice hoy, pero nunca he visto olivo bendito.

La señora le responde: hija mira, lo traigo por que Nuestro Señor oro en el huerto de los olivos, estos árboles son testigos de su presencia, amor y oración por nosotros, por eso lo traigo.- la joven asombrada le dice: Por favor regáleme un pedacito para llevarlo a mi casa.

¿Que opinas? Ni yo hubiera podido dar una catequesis respecto al olivo.

Publicar un comentario