jueves, 24 de marzo de 2011

Pero antes, la profesión de FE...















Al hecho de proferir públicamente los contenidos substanciales de la propia fe se le denomina “Profesión de Fe”. A veces se da el nombre también a la misma fórmula que encierra dichos contenidos. La profesión de Fe, es la fórmula que adopta una comunidad para que sea normativa de los contenidos de lo que cree. Se dan diferentes terminologías para expresar la misma realidad: en Oriente se utilizaron primero las palabras símbolo y homología; en Occidente se habló de credo, símbolo y profesión.

En el Nuevo Testamento podemos encontrar tres diversas estructuras de profesión de fe que se clasifican como: simples, estereotipadas y complejas. "Tú eres el Cristo" (MC 8,29), "Jesús es el Señor» (1 Cor 12,3) son las fórmulas primitivas simples, que se van ampliando sucesivamente y se hacen cada vez más complejas: "Confesarás con tu boca que Jesús es el Señor y creerás con tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos » (Rom 10,9). Lo que es importante advertir para las profesiones de fe es que ponen siempre en el centro el acontecimiento de la muerte y resurrección del Señor (cf. Hch 2,23-~4); a partir de aquí, se elaboraron las fórmulas trinitarias, como demuestra la conclusión del evangelio de Mateo: "bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28,19).

El candidato a recibir la ordenación Diaconal debe hacer antes de esta su profesión de fe, por lo general se hace par de días antes de la ordenación, lo mismo va para la consagración Sacerdotal.
Hoy en el Seminario, 4 hermanos de comunidad: José Barboza, José Moran, Daiger Medina y Diuver Martínez, harán pública y delante del Arzobispo Maracaibo su profesión de fe. Reafirmaran delante del Altar del Señor Jesucristo la fe y creencia en El, único motivo de nuestra vocación.
También en esta Eucaristía serán bendecidos los ornamentos con que serán investidos el día de mañana en la ordenación Diaconal. Que María Santísima bendiga el ministerio que les confiará Cristo por medio de la Santa Iglesia.
Dios te Bendiga…
Publicar un comentario