martes, 25 de enero de 2011

Que me convierta también yo...

Culminamos el octavario de oración por la unidad de los cristianos, esperemos que rinda buenos frutos. También recordamos la conversión del Apóstol de los gentiles San Pablo, pieza clave en la propagación de la Buena Noticia del Reino de Dios e iniciamos en mi seminario un triduo preparatorio para la Fiesta de Santo Tomas de Aquino. Que el Señor nos colme de bendiciones.

Les dejo con una hermosa reflexión que escribió un compañero del seminario Horacio, esta mañana.

Quisiste que Te conociera

y que tu amor degustara,

quisiste que te encontrara

y que en los pobres te viera.

Quisiste que te siguiera

y mi alma se turbó,

pero no hubo manera

de resistirme a tu voz.

Gracias Señor quiero darte

porque hoy estoy aquí,

no he salido yo a buscarte

sino viniste por mí.

Quiero en cada adoración

recordar siempre mi historia,

quiero que esta vocación

me lleve un día a tu gloria.

Maracaibo 25 de enero de 2011, Laudes con adoración.

Fiesta de la Conversión de San Pablo.

Publicar un comentario