martes, 7 de diciembre de 2010

Purísima María, Lirio de Nazaret...

Porque preservaste a la Virgen María de toda mancha de pecado original, para que en la plenitud de la gracia fuese digna madre de tu Hijo y comienzo e imagen de la Iglesia, esposa de Cristo,
llena de juventud y de limpia hermosura.

Purísima había de ser, Señor, la Virgen que nos diera el Cordero inocente que quita el pecado del mundo.

Purísima a la que, entre los hombres, es abogada de gracia, y ejemplo de santidad.

Publicar un comentario