jueves, 16 de diciembre de 2010

Ferias de Adviento...



Desde la última vez que escribí hasta hoy han sucedido muchas cosas que han ayudado a fortalecer las raíces de esta vocación que llevo en vasija de barro. Entre tantas cosas: el acolitado de dos hermanos de comunidad, las inundaciones en varios municipios de mí estado, la cena de Navidad de fin de año, el intercambio de regalos, la quebrantada salud de mis padres y abuela. Me enseñan a confiar en Cristo, que me llama a seguirle y a abandonarme en sus manos y junto a mí TODOS lo demás. GRACIAS SEÑOR JESÚS

Con gran entusiasmo inicio hoy las vacaciones (mejor dicho misiones) de Adviento-Navidad. Algo enredadas pero con mucho entusiasmo.

Este es un tiempo tan propicio y oportuno para poder limpiar nuestro corazón de cosas buenas y regalárselas a nuestro prójimo, al más próximo pero también al más lejano del que casi nunca nos acordamos, al que no le hablamos y con el que nos reímos, al humilde y al tirano, al que nos ayuda y nunca nos pide, al que reza junto a ti o por el que pides cada día. En fin hermanos es un tiempo súper especial para hacer espacio para el que LLEGA, el MESIAS HIJO DE DIOS BENDITO. Mc 14,61

Así que a aprovechar esta oportunidad antes del 24, no sea que hallándose allí, (en la puerta de tu corazón) le llegue la hora del parto a María Santísima y no encuentre lugar donde dar a luz a la LUZ del mundo, por estar abarrotados de tantas cosas que no tengamos lugar para ellos en nuestro corazón.


Publicar un comentario