jueves, 28 de octubre de 2010

Hoy la salvación ha llegado a nuestras vidas...

Dios es amor… su misericordia es eterna y perdura por siempre. Su amor para con nosotros es eterno. «Hoy la salvación ha llegado a esta casa» con esta frase podemos resumir la liturgia de esta próxima semana.

El amor de Dios embarga cada página de la Biblia y de la liturgia cristiana. En los textos del presente Domingo resaltan de modo especial. El amor de Dios a todas las criaturas, porque todas tienen en el amor de Dios su razón de ser y su sentido último (Primera Lectura). El amor que Dios tiene por todos, sin distinción alguna, busca salvar a aquellos que están perdidos (Evangelio). El amor de Dios hacia los cristianos que exige que vivan de acuerdo a lo que son, «para que el nombre de Jesús sea glorificado en vosotros, y vosotros en Él, según la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo» (Segunda Lectura).

Si quieres profundizar más en la meditación de este domingo sigue este enlace:

Domingo de la Semana 31ª del Tiempo Ordinario. Ciclo C

Publicar un comentario