lunes, 25 de octubre de 2010

En tu presencia...

Desde el bullicio de mi casa debo buscar la presencia del Señor. Desde la cotidianidad de mi familia debo encontrar el rostro del Señor. Desde los problemas y dificultades de la familia debo encontrar lo grato del amor del Señor.

Y es que se nos hace tan cuesta arriba buscar al Señor en estos momentos, que lo cotidiano nos lleva y olvidamos la oración. Lo normal se hace ley y dejamos que la pereza haga lo suyo.

Amado Señor, hoy te he buscado en estas paredes que me han visto crecer; donde te conocí junto a un amor que es Madre y Padre. Junto a los que se extrañan “aun” de yo dejarlo todo y seguirte a TI.

Me acojo a sus oraciones.

Les dejo un vídeo:

Publicar un comentario