jueves, 15 de julio de 2010

María simboliza el vaso donde el maná fue conservado.

Hoy día de San Buenaventura conocido también como el Doctor Seráfico quisiera compartir una Alabanza a la Bienaventurada Virgen María escrita por él. Espero les sea de provecho, un saludo.

Cuando Israel recibió el maná, en un vaso se colocó un poco para conservarlo, y ese vaso nunca fue tocado. En ti, María, Jesucristo fue concebido por la acción del Espíritu Santo y la gloria de vuestra virginidad no perdió nunca su brillo. Tú nos has conservado de manera inefable el maná milagroso, el maná que pone final a las sombras, el maná misericordiosamente simbolizado en ese que caía cada día para ser el sostén de Israel.

Tú sirves a los hombres el verdadero pan de los ángeles, ese pan que nació de tus entrañas para salvar a los pecadores. El pan del viajero, salvación de los desventurados, por encima de cualquier otro alimento, que no debe ser pasto de los perros. Pan delicioso, pan que alegra nuestros corazones, pan que lubrica nuestras almas, digno de todo nuestro amor, el pan por excelencia, motivo de nuestras alabanzas; alimento que debemos preferir a cualquier otro, cuya dulzura es incomparable.

Un fraterno saludo y por favor eleven una oración por mi perseverancia y por un buen amigo.
Publicar un comentario