jueves, 3 de junio de 2010

Caminas conmigo, Señor.


Señor Jesús, te adoro en tan augusto sacramento, te has quedado presente para ser nuestro alimento.

Hoy camino contigo por las calles de mi vida, camino contigo y solo me viste la envidia. El pecado que debilita la fe por ti sentida. Solo me visten harapos que tu luz disipa y vuelve a verse la vida por ti erguida.

Hoy camino contigo Santo de los Santos; vestido de majestad y poder sales a mi encuentro y me das de beber. Calmas mi sed, sanas mis heridas y me das de tu vida. Que inapreciable es tu misericordia.

Hoy caminé contigo por las calles de la vida, detrás de ti he ido adorándote en vigilia. Hoy he pactado contigo, de tu amor quiero vivir la vida, has sellado con tu presencia mi vocación, aupando la bondad que rebosa en tu corazón.

Publicar un comentario