viernes, 9 de abril de 2010

Dime en que horno vives y te diré lo que sueñas...


En esta misma honda de las canciones Cristianas con relación a algún pasaje bíblico, he escuchado una con referencia al libro del profeta Daniel, específicamente la historia de los tres jóvenes a saber Ananías, Azarías y Misael.

Estos desafían las órdenes del rey Nabuconodosor y este ordena que los jóvenes sean arrojados a un horno. El rey contempla en el horno a una cuarta figura ¿ángel?, este hizo del horno un lugar calido y tranquilo. Los tres jóvenes milagrosamente no son quemados por las llamas y sobreviven a la experiencia incólumes. Después de que los jóvenes salen del horno, Nabucodonosor ordena que todos adoren al Dios de los judíos en lugar del ídolo de oro.

Más alto que las llamas fueron las oraciones y la confianza que pusieron en el Señor estos jóvenes. Por eso el Señor no los dejó solos, no los abandono a la suerte del enemigo. Repitamos las palabras del salmo 15: “Protégeme Dios mío que me refugio en ti” y como a los tres jóvenes el ángel del Señor vendrá a aplacar las llamas de tantas dificultades, problemas, sufrimientos y angustias que día a día nos sofocan en el horno de este Valle de lagrimas.


¿En cuantos hornos estaremos metidos hoy en día? El de la indiferencia, egoísmo, envidia, narcisismo, serian muchos los ejemplos que podemos colocar, lo importante es reconocerlo, saber que nos hacen daño no solo a nosotros sino a los que están a nuestro alrededor, se los digo por experiencia. Te sientes fuerte, poderoso, pero al final las llamas sofocan tanto tu corazón que no encuentras tranquilidad.

No dudemos en clamar al Señor, no prefiramos vivir envueltos en llamas de tristeza y angustias, se siente feo, y no aprovecharíamos lo hermoso de la vida. Seamos Valientes en Cristo, con Él somos más que vencedores somos victoriosos. Recordemos que aun es Pascua, ¡el amor ha vencido hoy!

Como me decía un Sacerdote amigo: Quedémonos del lado del Señor Resucitado y seremos vencedores. Perderás batallas, pero, como el Resucitado ganaras Guerras…

Ya sabes una oración por mi fidelidad y perseverancia, Dios te cuide. Recuerda, tienes potencial…

Publicar un comentario