jueves, 15 de abril de 2010

Corazón espinado, corazón amargado, corazón remendado: ¿que tan felíz eres?


Hace tiempo escuche, leí o me contaron una historia o parábola sobre un hombre de edad y un joven. Ambos mostraban su corazón, el del joven infelizmente era hermoso y muy brillante, el del señor de edad mostraba su felicidad aunque estaba maltratado y remendado, con pedazos de corazón que no concordaban en forma ni en color. El corazón del señor de edad estaba así porque siempre estuvo dispuesto a ayudar a alguien, a sufrir por alguien y a darlo todo por alguien, lo cual lo llevaba a dar parte de su corazón y a recibir también parte de otros corazones. El corazón del joven estaba así porque su vida había sido muy egoísta, o simplemente indiferente ante tantas situaciones y dificultades de la vida. Al final el joven entiende que para poder tener un hermoso corazón hay que entregarse a trozos y así armar la felicidad.

Me he acordado de esto porque hoy me ha pasado algo semejante, he podido compartir un gran trozo de mi corazón con un amigo, que gata alegría y felicidad, el pacientemente ha escuchado.

¿Cuantas veces hemos hecho de nuestro corazón que es el mismo amor un museo? ¿En cuantas ocasiones hemos dejado de amar solo por el hecho de no querer sufrir? Hermano, hermana, que equivocado estamos. Cristo se dejo traspasar el corazón por amor a ti y a mí. Y nosotros aun nos quejamos, no nos atrevemos a dejarnos desgarrar el amor por hacer feliz al otro. ¿De que nos sirve tener tanto amor si lo vamos a encapsular para uso personal y nada mas? Seria como campana que no suena y si lo hace se escucha mal, nos diría Pablo en la carta a los Corintios en su capítulo 13 “Nada mas perfecto que el amor”.

El amor todo lo vence, el amor todo lo aguanta, el amor todo lo supera. Cristo es el reflejo del amor del padre para con nosotros, El soporto todo por amor a nosotros y ni siquiera la muerte pudo detenerlo, porque el amor vence al mundo, a la muerte. Cristo vive por amor a nosotros.

Saludos oren por mi, den de su corazón a los demás, y recuerda brother tienes potencial.

Publicar un comentario