viernes, 21 de agosto de 2009

María, Reina del Universo


La Virgen Inmaculada, preservada de toda mancha de culpa original, terminado el curso de la vida terrena, fue asunta en alma y cuerpo a la gloria celestial y enaltecida por el Señor como Reina del Universo, para que se asemejara más plenamente a su Hijo, Señor de los que dominan (Ap19,16) y vencedor del pecado y de la muerte.
Concilio Vaticano II, Lumen Gentium 59

Saludos hermanos. DIos los cuide y que Maria sea la Reina de todas nuestras acciones y que tambien reine en nuestros corazones. Un abrazo y ya saben oren por mi fidelidad y perseverancia...
Publicar un comentario