sábado, 29 de agosto de 2009

Ave María Madre


Santa María, Madre del Verbo Divino, enséñame a poder llevar a Cristo a los demás. Enséñame a ser tan paciente como tu que siempre confiaste en El. Enséñame a serle fiel en lo poco, en lo mucho, en la alegría y en la tristeza. Enséñame a ser discípulo del Maestro tu hijo.


Oh María, Madre de Jesucristo y Madre de los sacerdotes: acepta este título con el que hoy te honramos para exaltar tu maternidad y contemplar contigo el Sacerdocio de tu Hijo unigénito y de tus hijos, oh Santa Madre de Dios. JPII

Publicar un comentario