lunes, 22 de junio de 2009

Desde el seminario, confiando en el Sagrado Corazón de Jesús...

Muchas cosas han pasado desde el último post, el mundo ha seguido dando vueltas sobre su propio eje, el calentamiento global continua debido al efecto invernadero, las lluvias acidas en Europa y África persisten gracias a la contaminación, el virus de la gripe porcina después de matar tanta gente ya tiene nombre es H1N1. Y esto es apenas la punta del iceberg, son muchas las cosas que suceden en nuestro único y tan maltratado planeta tierra. Espero que en la patria celestial no estemos causando tantos estragos.

Muy a pesar de lo mal que estén las cosas, Cristo nuestro Señor sigue insistiendo en darnos su amor a manos llenas, El anhela que hagamos de nuestra vida una canción que llegue como incienso a su presencia. Nos invita a que cambiemos de orilla, que en la barca de nuestras vidas siempre esta el presente, por más dormido que creamos que este, despertémoslo con nuestra oración llena de buenas obras a nuestros hermanos y veremos que Él como perfecto guía nos llevara a puerto seguro.

Hemos estado celebrando la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y me ha parecido espectacular el prefacio de esta fiesta y lo quiero compartir con ustedes, ya saben una oración por mí perseverancia:

Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable,

que te demos gracias en todo tiempo y lugar Señor, Padre Santo,

Dios todopoderoso y eterno.

Que quisiste que tu Unigénito pendiente de la cruz

fuese atravesado por la lanza del soldado,

para que su Corazón abierto,

sagrario de tu divina liberalidad,

derramase sobre nosotros los torrentes de la misericordia y de la gracia;

y ya que nunca dejó de estar abrasado por nuestro amor,

fuese para las almas piadosas un lugar de descanso.

Publicar un comentario