domingo, 24 de mayo de 2009

Arréglate con tu enemigo mientras estés de camino

Hoy he estado en el funeral del hermano del Padre José Pineda, un Sacerdote que se ha convertido en un GRAN AMIGO, de inigualable fuerza espiritual.
El padre me edificó al presidir el mismo la Santa Misa de cuerpo presente, predico otro sacerdote, pero la tranquilidad que se mostraba en el rostro del padre Pineda era la de un Cristiano confiado en la misericordia.
El padre que predicó, hizo alusión a ciertas experiencias de una señora llamada María Simma, una mística, que falleció en 2004, a quien se le aparecían las almas del purgatorio, buscando en la web, encontré este fragmento que colocó en su blog un sacerdote amigo:

"Un día vino a visitarme un hombre, cuya mujer había muerto hacía un año y, desde entonces, todas las noches sentía tocar a la puerta de su dormitorio. Fui a su casa y, por la noche se me apareció un animal grande que parecía un hipopótamo. Después vino el demonio bajo la forma de una serpiente gigantesca que quería estrangular al hipopótamo... Y desaparecieron. Al poco tiempo, vino un alma con apariencia humana y me dijo: "No temas, ella no está condenada, pero está en el purgatorio más terrible que exista." Me dijo que había vivido diez años en enemistad con otra mujer y ella era la causa de todo. La otra mujer había querido reconciliarse, pero ella siempre se había negado. Incluso, durante su última enfermedad, se había negado a hacer las paces"

Y se puede añadir: arréglate con tu enemigo mientras estés de camino, no sea que te lleve ante el juez y este te entregue a la policía y tengas que estar en la cárcel hasta que pagues el último céntimo.

Dios los bendiga y los cuide, un Padrenuestro por el alma de Jairo Pineda y las almas del purgatorio.
Publicar un comentario