lunes, 13 de abril de 2009

Vive mi Señor

Tu resurrección señor alabo, tu presencia adoro.
Eres la razón de mi vocación y sin ti nada tiene sentido.
Permíteme adorarte en espíritu y verdad en tu resurrección gloriosa en medio de mis hermanos.
No permitas que me aparte de ti, que mi amor hacia ti se manifieste cada día.
Gracias Mi Rey y Señor por darme la libertad.
Publicar un comentario