miércoles, 29 de abril de 2009

Exhortaciones seminaristales

Las cosas y las personas casi nunca son lo que aparentan, o son más o menos, según sea nuestra percepción, diría un amigo: La gente siempre es un poquito peor de lo que tú crees; bueno por lo general nunca mostramos nuestro verdadero YO y queremos mostrar constantemente el plumaje hermosos ocultando una piel llena de manchas de odio, rabia o cualquier maldad.

El filosofo thailar de chardin afirma en su libro el medio Divino que lo que es bueno para unos para otro es malo y viceversa, sí, en eso tiene razón el filosofo que aparte fue un gran sacerdote. Pero sucede a las personas que por razones de la vida algo no les parece o no les guste, quieren que esa sea la visión de todos, que su no parecer sea la pandemia que invada la percepción de los que lo rodean y sean acólitos de su parecer.

No así hermanos, no permitamos que por ninguna razón, corten nuestra opinión, nuestro libre pensamiento, más aun cuando esa razón está fundamentada en la verdad y en la sinceridad, luchemos para que la opinión de los hijos de la luz resplandezca en medio de las tinieblas e ilumine las cuevas del error que nos envuelven en el pecado.

También seamos auténticos, no demuestres mas de lo que eres, solo se TÚ mismo, eso vale mas que mil formas de querer aparentar otra cosa, toma a Cristo de modelo único de tu vida y veras que la Felicidad SI es posible.

Esto me ha servio de mucho en mi vida de seminarista, saludos ora por mi perseverancia y que Dios te cuide.

Publicar un comentario