sábado, 10 de enero de 2009

La Eucaristía: Los distintos nombres de este Sacramento (II)


1.- NOCIÓN: bajo el nombre de sagrada Comunión se entiende el acto de recibir el cuerpo y la sangre de Nuestro Señor Jesucristo, bajo las especies del Pan y Vino. EL ACTO, o sea, no la Eucaristía en sí misma, sino la acción de recibirla en comunión. DE RECIBIR, o sea, de comerla realmente. No basta el mero hecho de recibir la Eucaristía en la boca; es preciso deglutirla o digerirla realmente. EL CUERPO Y LA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, realmente presentes en la Eucaristía. BAJO LA ESPECIES DE PAN Y VIO, los concilios de Constanza y de Trento definieron que la comunión bajo la sola especie de pan es suficiente, por recibirse en ella a Cristo entero, fuente y autor de todas las gracias.

2.- MODOS DE RECIBIR LA EUCARISTÍA: pueden distinguirse cuatro modos distintos de recibir la eucaristía:

a) Materialmente: es la recibida por un sujeto incapaz del sacramento por no estar bautizado o no saber que la recibe (por ejemplo, por creer que se trata de una forma no consagrada) o por no pertenecer a la especie humana. Es una recepción puramente material que no contiene la gracia ni ningún efecto sacramental.

b) Espiritualmente: es la que corresponde al deseo de recibir la comunión eucarística sin recibirla sacramentalmente. Es la llamada comunión espiritual, que confiere la gracia eucarística ex opere operantes, o sea, en la medida y grado del fervor con que se desee. En absoluto podría ser mayor que el de la misma comunión sacramental, si las disposiciones fueran mucho mas perfectas, aunque nunca en igualdad de condiciones (por la eficacia ex opere operanto del sacramento realmente recibido).

c) Sacramentalmente: es la que corresponde al cristiano bautizado que recibe de hecho, con las debidas disposiciones, la comunión eucarística. Aumenta la gracia ex opere operato y produce todos los demás efectos eucarísticos en la medida de las propias disposiciones.

Publicar un comentario