domingo, 2 de noviembre de 2008

Jesucristo el bien mayor


Es impresionante ver en nuestra Iglesia la cantidad de hombres y mujeres que por amor a Cristo lo han dejado todo para seguirle a él el bien mayor.

Estos cristianos, que aman a sus enemigos y devuelven el bien por mal, son un modelo a seguir hoy en día. Nuestra sociedad esta imbuida en una soledad abismal que solo Cristo, el bien mayor, puede llenar.

El ejemplo de un San Francisco de Asís nos debe alentar a ser un instrumento de Dios en medio de los hermanos.

La caridad de una Madre Teresa de Calcuta nos debe inspirar a ser solidarios conlos que sufren.

Estos hombres y mujeres de carne y hueso como tu y yo, solo tenían un apoyo: Cristo nuestro bien mayor.

Es en él en quien reside toda su alegría, fuerza y esperanza.

Publicar un comentario