martes, 5 de agosto de 2008

La señal de Nuestra Señora de las Nieves

Según una tradición que data del siglo IV, la Virgen misma inspira la construcción de la Basílica de Santa María la Mayor en Roma.

La Virgen se le aparece en sueños a un patricio llamado Juan y al Papa Libero y les pide que le construyan una iglesia, en el lugar que Ella les indicará luego de forma milagrosa. El 5 de agosto en la mañana, en pleno verano, la colina Esquirin amanece cubierta de nieve. El papa marcó el perímetro de la nueva iglesia y Juan proveyó su financiamiento.

El Papa Sixto III la consagra en el año 435, justo después del Concilio de Éfeso (431) que le asigna a la Virgen el título de Theotokos, "Madre de Dios". La Basílica Santa María la Mayor, que es la primera de las Basílicas marianas de Occidente y la más importante de las iglesias de Roma dedicada a la Madre de Dios, es también la única de las cuatro Basílicas patriarcales de Roma que ha conservado las estructuras paleo-cristianas.

Ahí se venera el icono milagroso "Salus Populi Romani", las reliquias del pesebre y el "Milagro de la Nieve"? recordado cada año, el 5 de agosto, con una celebración solemne durante la cual una lluvia de pétalos blancos es lanzada desde el techo sobre los fieles.

Hasta pronto, ya saben una oración por mi perseverancia.

Publicar un comentario