viernes, 23 de mayo de 2008

Personas - Personajes

A veces uno se encuentra con personas que son todo un mundo, es decir que son tan cambiantes y multiformes que es difícil catalogarlos en algún tipo de personalidad o forma de ser, son un personaje.

Como dice mi amada madre: “Cambian mas que las olas del mar o que las hojas del caimito”. Lo curioso de estas personas es que después de conocerles a fondo y tratarles por largo tiempo, son muy predecibles y ya sabes como se comportaran en determinado momento o por lo menos tienes un catalogo de opciones a escoger que determinara su actitud en cualquier circunstancia de la vida que logres compartir con esa persona.

Lo mas doloroso es cuando una de esas personas es tu AMIGO, tu pana, tu hermano del alma (como decimos los maracuchos). Te dan respuestas dolorosas, desagradables y en todo momento incomodas y hasta te extrañas de cuando tiene varios gesto de caridad o un poco afectivos para contigo. Si; duele, se siente feo; mas aun cuando a ese amigo le amas y mucho. Pero, no somos perfectos.

Lo importante de todo esto querido hermano, es recordar eso: que no somos perfectos, que el único perfecto es nuestro Señor Jesucristo que por puro amor e iniciativa propia nos vino a salvar, a dar su vida por nosotros. El es el amigo perfecto que nunca jamás te va a fallar. El nos llama a que le sirvamos con ALEGRIA.

Gracias Señor por llamarme a servirte...


Publicar un comentario