martes, 29 de abril de 2008

Dios sigue allí...

Ser Católico Cristiano tiene sus buenas y excelentes ventajas; recuerdo que antes de formar parte activa de la Santa Iglesia Católica no conocía de mundo, era retraído y hasta un poco menos aburrido que ahora.
Recuerdo que lo primero que conocí fue al papa Juan Pablo II en el 96, en su segunda venida a Venezuela, No digamos que lo conocí en persona pero si logre verlo a poquísimos metros de mí y pude detallar su aspecto lleno de amor.
Luego de ser catequistas y todero en mi parroquia por mas de 13 años logre vencer el terrible miedo escénico y recuerdo que fue en una pascua que sentí mi primer llamado de tantos que me hizo el Señor.
En el jubileo del año 2000 visite y pisé la tierra Santa de Guanare, al visitar el templo que erigió en el lugar donde se apareció Ntra. Sra. de Coromoto, fue algo majestuoso, hermoso y difícil de olvidar.
Recientemente tuve la oportunidad de estar en la canonización de la Madre Candelaria de san José, en la ciudad de Caracas, un estadio repleto de fe y esperanza. Colmado por la devoción a Nuestro Señor Jesucristo único y eterno Santo. Es indescriptible la emoción y el orgullo de sentir que una de nuestra amada patria logro la meta que debemos tener todos los cristianos católicos, "La Santidad".
Ojala que no sea la segunda ni la última, que papá Dios siga suscitando en nuestra patria hombres y mujeres llenos de ese ardiente amor para con los demás, para ser el primero en servirles y hacerse uno con el otro.
Dios sigue allí, nunca se ha separado de mí, yo soy el que se vive perdiendo y el como buen creador amablemente y sin descanso sale cada día con los rayos del sol y el cantar de la aves a demostrarme su amor incondicional. y a reiterarme su llamada a servirle eternamente. Amen.
Bueno ya saben oren por mí, para llegar a ser un sacerdote SANTO...
les dejo unas fotos de la preregrinación a la beatificación de la Madre Candelaria, disfrutenlas
Publicar un comentario