lunes, 31 de marzo de 2008

Salve Madre del Creador

Hola mis queridos amigos, hoy es día de la Anunciación de nuestro Señor Jesucristo y me gustaria compartir una entrada que publique hace tiempo referente a la Santísima Virgen María.

Santa María Madre de Dios

Akáthistos

Un arcángel excelso fue enviado del cielo a decir "Dios te salve" a María.Contemplándote, oh Dios, hecho hombre por virtud de su angélico anuncio,extasiado quedó ante la Virgen,y así le cantaba:

Salve, por ti resplandece la dicha;Salve, por ti se eclipsa la pena.Salve, levantas a Adán, el caído;Salve, rescatas el llanto de Eva. Salve, oh cima encumbrada a la mente del hombre; Salve, abismo insondable a los ojos del ángel. Salve, tú eres de veras el trono del Rey;Salve, tú llevas en ti al que todo sostiene. Salve, lucero que el Sol nos anuncia;Salve, regazo del Dios que se encarna.Salve, por ti la creación se renueva;Salve, por ti el Creador nace niño. Salve, ¡Virgen y Esposa! Salve, ¡Virgen y Esposa!
Leer más

Escuchar1 Escuchar2 Escuchar3

El poema que esta al principio significa: estando en pie; es decir, un himno que, como el evangelio, debe ser cantado y escuchado “estando en pie” como signo incluso exterior de atención reverente. El himno Akáthistos a la Madre de Dios, es un cántico totalmente centrado en Cristo, a quien se contempla a la luz de su Madre virgen. Ciento cuarenta y cuatro veces nos invita a renovar a María el saludo del arcángel Gabriel: Ave María!
El jueves pude conocer el papel tan importante, tan especial, significativo y fundamental que tuvo, tiene y tendrá la virgen María en nuestra salvación. Ella constituye el enlace del signo de Dios con el ser humano, ella la Inmaculada concepción es la que ayuda a unir el pasado y el presente eterno de Cristo.

Una Esperanza
Los Babilonios en el 587 a. C. desterraron al pueblo de Israel destruyendo el templo, palacios y casas de Jerusalén, (cf. Jr 52, 12-13). El pueblo desterrado y con su templo en ruinas sufre, llora amargamente “A orillas de los ríos de Babilonia, estábamos sentados llorando, acordándonos de Sion” (cf. Sal 37, 1); “Arroyos de lágrimas derraman mis ojos por la ruina de la capital de mi pueblo. Mis ojos fluyen sin cesar; ya no habrá alivio hasta que mire y vea Yahvé desde los cielos” (cf. Lm 3, 48-50).
El pueblo clama al Señor, clama justicia, el sentimiento de los israelitas era estos versículos del salmo 71, 14-15, “Pero yo esperare sin cesar, reiterare tus alabanzas; mi boca publicara tu justicia, todo el día tu Salvación.”



Una promesa
El señor suscita profetas y cambian la visión del pueblo, aumenta la esperanza en la llegada de un Mesías que va a restablecer toda la soberanía de Israel. El profeta Isaías anuncia que el salvador será un varón de dolores; Jeremías el profeta, anuncia que este Mesías tendrá un gran privilegio por los pobres (recordemos que el pueblo de Israel era considerado anawin “los pobres del Señor”); el profeta Ezequiel divulga que Dios nos dará un corazón de carne; Daniel profetiza que el que viene es un hijo de hombre y el profeta Joel anuncia que seremos inundados del Espíritu Santo.
En el 539 a. C. Ciro rey de los medos y persas toma babilonia. Este rey se muestra clemente con los judíos y permite que regresen a su país natal y que reconstruyan el templo. Luego en el 333 a. C. Alejandro Magno conquista desde Grecia hasta la India y en los libros de Los Macabeo I y II se cuentan las hazañas del pueblo de Israel para no perder su cultura y su fe.

Una Respuesta
Surge el imperio Romano en el año 40 a. C. el emperador Herodes el grande pasa a ser el gobernador de Israel. Su reinado se caracterizo por la maldad. Su reino llegó a comprender Judea, Idumea, Samaria, Galilea, Perea y otras regiones de la zona de Haurán. Muere 37 años después de tomar Jerusalén, ya Jesús había nacido. Jesús nace en un momento privilegiado de la historia, en la plenitud de los tiempos, “Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer (...) para que recibiéramos la filiación adoptiva” (cf Gal 4, 45).
Maria una joven muy hermosa, humana muy de su época con una vida común, desposada con José un descendiente de la tribu de David. Los desposorios judíos suponían un compromiso tan real que al prometido se le llamaba ya marido y no podía quedar libre mas que por el repudio.
“Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel” (cf Is 7, 14). Maria no entiende el plan de Dios, sabe las consecuencias de esta drástica decisión y responde: “He aquí la esclava del señor; hágase en mi según tu palabra.” (cf Lc 1, 38). En la concepción de Jesús todo viene del poder de Dios, María concibe a su hijo y su vida es iluminada por la presencia de Dios.
El evento central de la historia y del cosmos es la encarnación del verbo, su nacimiento penetra todos los ámbitos, divide la historia en un antes y un después de Cristo.
María no es nadie si no al lado de Jesús, su hijo. Ella es la intercesora, es la corredentora, es la santa de los santos. Su misión es enseñarnos a vivir para Jesús tal como ella lo hizo, ella es el reflejo de lo que debe ser la vida de un cristiano.
La Santísima Virgen María es la modelo perfecta de discípulo de cristo, (cf Mc 3, 31-35), ella ha sido la primera de sus discípulos, primera en el templo, donde recibe de su hijo adolescente una lección que ella como fiel discípula conserva en su corazón, (cf Lc 2, 52). Ella es la primera que enseña y es enseñada por Dios, (cf Jn 6, 45). María sella su discipulado en la cruz con la muerte de Jesús, ella sufre con su hijo y es allí donde corona su discipulado. “Mujer, he ahí a tu hijo; hijo he ahí a tu madre” (cf Jn. 19, 26-27). Maria será ahora LA MADRE, la corredentora, la que nos da al salvador y que intercede por nosotros.

El concilio de Efesos en el 431 la proclama a todo pulmón: “SANTA MARÍA MADRE DE DIOS”. La Iglesia enseña aparte otros 3 dogmas acerca de la Virgen:
LA INMACULADA CONCEPCION, En orden a su misión, María, fue preservada del pecado original, siendo ella, "Toda Santa", como tempranamente la llamó la Iglesia, fue el primer sagrario que custodió a Jesús, con una total e incondicional entrega al proyecto de Dios. Esta es la solemne declaración que realizó el Papa Pió IX.
LA PERPETUA VIRGINIDAD, María es "Siempre Virgen" (Antes, durante y después del parto), proclamada en la Constitución de Paulo IV año 1555.
LA ASUNCION A LOS CIELOS, María fue "Asunta al cielo" (Fue llevada al cielo en cuerpo y alma) Definición dogmática de PIO XII en 1950. "Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial".
Maria es la primera en mostrarnos el camino que hemos de seguir.

Las apariciones marianas, no todas son verdaderas y no todas son falsas.
Año 40 d. C, Virgen del Pilar, España.
Año 1251, La Virgen del Carmen, promesa el escapulario salvador del purgatorio. Fruto, la orden carmelita.
Año 1531, Nuestra Señora de Guadalupe, “Yo soy la madre del verdadero Dios”.
Año 1858, Nuestra Señora de Lourdes, aparece a santa Bernardette Soubirous, le dice: “Yo soy la Inmaculada Concepción.”
Año 1917, Nuestra Señora de Fátima, se la aparece a los pastorcitos Lucia, Jacinta y Francisco, oración de Fátima.
Toda devoción a la virgen María lleva a un cambio interior y al encuentro con Cristo Jesús el Mesías salvador.
Si quiero muchísimo a la Santísima Virgen, tengo que querer muchísimo a Jesús, a quien llevó en sus brazos de niño, al que tuvo muerto sobre sus rodillas, al que Ella ama más que a sí misma y vio resucitado. Por eso, no hay peligro en amar mucho a la Santísima Virgen y que esto pueda ir en perjuicio del amor a Jesucristo. Todo lo contrario: Ella es un camino hacia Cristo, ella lo sabe, ella lo quiere, para ella es su máxima gloria: llevarnos a Cristo. Y, por eso, uno que se empeña en amar a María, acabará amando a Jesús, por necesidad.

Santa María Madre de Dios, a tus pies pongo mi vocación, cuídala, bendícela y protégela. Llévame de tu mano al encuentro eterno con tu hijo amado Jesús.

Publicar un comentario