martes, 25 de marzo de 2008

Exulten por fin los coros de los ángeles; "Cristo esta vivo, vive entre nosotros"


Hola queridos amigos, termino el triduo pascual, se fue la noche oscura, Cristo ha resucitado rompiendo las ataduras del pecado y dando muerte en la cruz a la propia muerte.
Fue un trabajo duro en la parroquia durante esta semana Santa, toda una semana de corre corre, rabietas, risas, tensión, tristeza, pero que al final llego la columna de fuego, esclareció las tinieblas del pecado, para iluminar nuestras vidas, mí vida.


¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!

Es inexplicable describir la alegría que se siente, es imposible dibujarla o hacer que las palabras canten el gozo de tan inigualable emoción. Jesús mi señor vino a salvarme, cumplió su promesa, lo hizo de a gratis, solo su misericordia me vasta…

La luz de Cristo ilumina mi vida, llena de regocijo mi alma, como dice el hermoso pregón pascual:
Ésta es la nocheen que, por toda la tierra,los que confiesan su fe en Cristoson arrancados de los vicios del mundoy de la oscuridad del pecado,son restituidos a la graciay son agregados a los santos.

Te doy gracias Señor por el haberte dignado en llamarme a tu servicio, infinitas gracias Cristo resucitado, no permitas que me separe jamás de ti.

Primicia de los muertos, Sabemos por tu gracia que estás resucitado; la muerte en ti no manda
Rey vencedor, apiádate de la miseria humana y da a tus fieles parte e n tu victoria santa.
Publicar un comentario