jueves, 31 de enero de 2008

Un sueño que se realiza, Salve Don Bosco Santo...


A los nueve años yo tuve un sueño que se me quedó profundamente gravado. En ese sueño yo estaba cerca de nuestra casa en un patio muy grande donde muchos niños jugaban. Unos reían, otros blasfemaban. Al oír esas blasfemias yo me lancé de súbito en medio de ellos, dando gritos y golpeándolos para callarlos.

En ese momento apareció un hombre imponente. Su rostro era tan luminoso que no se le podía ver de frente. Me llamó por mi nombre y me dijo:
- No es con golpes sino con la mansedumbre y la caridad que vas a hacer de ellos tus amigos.
Comienza entonces a hablarles de la fealdad del pecado y del valor de la virtud.
Intimidado, temeroso, yo le respondí que yo no era más que un pobre niño ignorante. Los chicos dejaron de pelearse y de gritar, se agruparon en torno a El. Yo le pregunté:
Quién es usted para ordenarme estas cosas imposibles?
Justamente, porque estas cosas te parecen imposibles debes hacerlas posibles, obedec
iendo y adquiriendo sabiduría.
¿Cómo podría adquirir sabiduría?
Te daré una institutriz. Con su ayuda podrás llegar a ser sabio.
¿Pero quién es Usted?
Yo soy el Hijo de esa Mujer a quien tu madre te ha enseñado a orar tres veces por día. Mi nombre pregúntaselo a mi Madre.

Al instante vi a su lado una Señora de aspecto majestuoso, vestida de un manto resplandeciente como el sol. Se acercó a mí, me hizo señal de que avanzara y me tomó de la mano con bondad: "Mira, me dijo"

Entonces me percaté que los niños habían desaparecido. En su lugar vi una multitud de cabritos, perros, gatos, osos, y otros animales. "Este es tu dominio. Aquí vas a tener que trabajar! Sé humilde, valiente y fuerte: y lo mismo que ocurre con estos animales tú lo harás por mis hijos”

En ese momento volví les ojos y en lugar de los animales salvajes apareció una cantidad de de mansos corderos saltando, corriendo, balando alrededor de ese Hombre y de esa Mujer como si les quisieran rendir un homenaje. Siempre en mi sueño, me puse a llorar y le rogaba a la Señora que me explicara de manera más clara, pues yo no comprendía todo lo que eso significaba. Ella me puso la mano sobre la cabeza y me dijo:"Lo comprenderás todo en su justo momento."

Apenas hubo dicho esto, un ruido me despertó. Todo había desaparecido. Yo estaba estupefacto. Tenia la impresión que las manos me hacían daño por los puñetazos que había distribuido y que el rostro me ardía por las bofetadas recibidas de todos esos pilluelos.

Se trata de Giovanni Melchior Bosco Ochienna, Conocido simplemente cono Don Bosco. Fundador de las tres ramas de la Familia Salesiana: Sociedad de San Francisco de Sales (Congregación Salesiana), instituto de la Hijas de María Auxiliadora y Asociación de Salesianos Cooperadores.

El es uno de mis tantos santos favoritos, Feliz día Don Bosco, a tí me encomiendo en este día para que a imitación de tus santas virtudes logre la meta de todo cristiano "La santidad".
Les dejo un hermoso video...



Publicar un comentario