viernes, 26 de octubre de 2007

Mi perla preciosa

El reino de Dios es Jesús mismo que se ha querido hacer uno con nosotros para enseñarnos el camino al Padre.
Este reino es inaugurado por Jesús (Cf. Mt 5, 1-11), exponiendo una nueva espiritualidad, renovándolo todo y dando pautas concretas para reconocerlo y encontrarlo. Todos estamos llamados a participar de forma activa y dinámica en la construcción del Reino de Dios, sin importar nuestra condición. (Cf. Mt 13, 44)
Como el grano de mostaza y la levadura, el Reino de Dios tiene comienzos imperceptibles, pero de gran desarrollo a medida que se pone en práctica. (Cf. Mt 13,31; 33) El que encuentra el Reino de Dios, lo acoge y deja todo lo que tiene por El, a semejanza de los discípulos e infinidad de Santos que descubriendo la maravillosa perla preciosa del Reino de Dios, lo venden todo, lo dejan todo y lo compran, le siguen, se hacen uno con El.
Mi Señor, Jesús amado mi dulce amor y consuelo, quien te amara tanto que de amor muriera. Señor enseñame el camino para seguirte hasta que dure la eternidad, quiero venderlo todo, dejarlo todo por Tí. Un Padre Nuestro por el Exito de las fiestas patronales de mi parroquia.
Publicar un comentario