jueves, 20 de septiembre de 2007

Un Sí rotundo, con tu ayuda lo lograré...


¿Hola como están? Saludos desde este rincón del planeta. Les informo que este Domingo entro al Seminario, les ruego me incluyan en sus oraciones y le pidan a Papá Dios fortalezca mi frágil fe. Comparto con ustedes esta oración, ofrézcanla por mi vocación.
María, Madre de Cristo y madre de la Iglesia, Yo acojo en mi corazón la palabra del Señor: «He aquí a tu Madre»; Sí, yo quiero ser tu hijo en todo para pertenecer totalmente a Cristo, mi Señor. Tú conoces mis temores y mis sueños, mis penas y mis alegrías, mis límites y mis alcances, el peso del pecado y también el canto de la gracia En cada uno de mis días. Todo ello quiero ponerlo entre tus manos, totalmente, para que ya no sea yo quien viva sino tu Hijo quien viva en mí. Amen.
Publicar un comentario